Cadera

Descubre las prótesis de mejor calidad con el equipo de Elgeadi Traumatología y disfruta de una mayor calidad de vida.

Tu cadera en manos de los mejores especialistas

Cirugía de Cadera

Técnicas innovadoras para intervenciones en todo tipo de pacientes.

Prótesis duraderas

Entre 15 y 20 años sin preocupaciones tras la intervención

Ventajas

Mínima agresión a los tejidos, rápida recuperación y visión de alta definición.

Patologías

Diferentes tipos de fracturas de cadera.

Alta calidad

Las mejores prótesis con un equipo profesionalidad a tu alcance

Centros especializados

Mejores hospitales y maquinaria avanzada en todo el territorio nacional.

Nuestros doctores

Los mejores traumatólogos de Madrid a tu disposición

Traumatólogos especializados en cirugía de cadera

Para Elgeadi Traumatología los pacientes son lo más importante y por ello nuestros doctores son expertos en sus campos pero también en atención al paciente. Harán que te sientas en plena confianza con el doctor que trata tu patología.

Todos los médicos que atienden en nuestra red de clínicas de España son profesionales de primer nivel que te atenderán con paciencia y cariño y estarán encantados de ayudarte a mejorar esas lesiones  de cadera que sufras.

Toda la información sobre fracturas y prótesis de cadera

Existen diferentes tipos de fracturas de cadera con tratamientos que varía de una a otra como explicaremos después. Los síntomas que enumeramos a continuación son comunes a todos los tipos de fractura:

  • Se produce un dolor muy fuerte en la zona de la ingle.
  • El movimiento, en muchos casos, se vuelve imposible.
  • Presenta acortamiento de la pierna del lado afectado con respecto a la otra y rotación externa del pie.
  • Pueden aparecer hematomas, deformidad del muslo e hinchazón en la zona.

La tipología de esta lesión es la siguiente:

  • Fractura de cabeza femoral: o lo que es lo mismo, rotura de la cabeza de fémur. Son muy poco frecuentes. Los casos habituales superan los 50 años y la solución es la osteosíntesis (unión de los huesos con tornillos).
  • Fracturas del cuello femoral: este tipo de lesión afecta al cuello del fémur. Son frecuentes y se asocia con la vejez. Suele producirse por un fuerte traumatismo (accidente de tráfico, caída desde gran altura…). El tratamiento para esta modalidad de fractura de cadera es la osteosíntesis con tornillos o la artoplastia que supondría poner una prótesis parcial o total.
  • Fracturas intertrocantéreas: esta ruptura se sitúa entre el trocánter mayor y el menor, y es habitual en personas de avanzada edad. La intervención quirúrgica consiste en la osteosíntesis con la que se unen los fragmentos de huesos a través de un clavo o placa con tornillos.
  • Fracturas subtrocantéreas: se trata de la rotura menos frecuente de la cadera. Existen dos posibles tratamientos para este tipo de fractura que serían la cirugía abierta y la colocación de una placa y tornillos, o mediante una técnica mínimamente invasiva con clavos intramedulares.

Esta intervención se realiza, como su propio nombre indica, para reparar las rupturas que afectan a la parte alta del fémur, el hueso situado a nivel del muslo.

Las fracturas de cadera suelen producirse por caídas en personas de edad avanzada, incluso llegando a existir casos de pacientes con más de 90 años.

En la mayoría de pacientes, el tratamiento para la fractura de cadera es la intervención quirúrgica y el tiempo de operación varía según el tipo de cirugía realizada, que veremos más adelante cuáles son.

Cuando el paciente con la cadera rota no andaba antes de que se produjera la lesión, en muchas ocasiones se opta por un tratamiento conservador (no se realiza operación).

La forma de llevar a cabo este procedimiento quirúrgico depende de la técnica que se utilice como tratamiento para la patología de cadera.

Siempre que sea posible, aplicaremos la artroscopia de cadera, una cirugía mínimamente invasiva que dura alrededor de 90 minutos y permite estudiar y tratar lesiones antes de que se conviertan en un problema mayor. Las indicaciones para realizar esta operación son: artritis séptica, choque femoroacetabular, implantes de condrocitos, lesiones de cartílago y labrum.

La cirugía más común son las prótesis (artroplastias) parcial o total de prótesis de cadera que se realiza con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente.  Las fracturas, la artrosis y artritis de cadera son las causas más comunes de este tipo de intervención quirúrgica, realizada sobre todo en personas de avanzada edad. La duración suele ser de 1-2 horas aproximadamente dependiendo de cada caso.

Por otro lado, la osteosíntesis ya hemos visto en el apartado ¿Cuáles son los tipos de fractura de cadera? en qué casos se utiliza. La incisión es más pequeña que en la cirugía de prótesis y se colocan unos tornillos, clavos y/o placas especiales que devuelvan la estabilidad a los huesos fracturados.

Ante cualquier tipo de intervención quirúrgica, los pacientes buscan la mejor solución como es lógico. En el caso de la prótesis de cadera existen diferentes opciones según el tipo de rotura que se haya producido:

  • Prótesis total de cadera: la cabeza femoral articula con el inserto acetabular. Se utiliza en los casos de desgaste y artrosis.
  • Prótesis parcial: la cabeza femoral articula directamente contra la pelvis. Se utiliza en los casos de fractura de personas que no anden muy habitualmente ya que es menos agresiva.  A diferencia de la total, únicamente se sustituye la cabeza femoral dejando la cavidad del acetábulo de la pelvis intacta.
  • Prótesis de revisión: se pone para reemplazar por otra que esta generando complicaciones.

Protesis de cadera no cementadas

Hay dos maneras de fijar el implante de la prótesis al hueso. Mediante el empleo de un cemento biológico (prótesis cementadas) que se mete entre el hueso; y mediante la fijación a presión y crecimiento del hueso en el implante que presenta un material poroso (prótesis no cementada). Si el hueso es de mala calidad se prefieren las prótesis cementadas, si presenta buena estructura se opta por las no cementadas.

Consiste en fijar el implante con un material poroso similar a la textura del hueso en pacientes con buena calidad ósea. Se trata de un procedimiento más natural que el cemento que se utiliza en otras ocasiones, pero su éxito depende totalmente del estado previo del paciente.

 

La fisura consiste en una fractura incompleta del hueso que no separa las partes de éste completamente. El procedimiento de recuperación es el mismo pero no requiere de una inmovilización tan estricta como en el caso de la rotura.

Traumatólogos especialistas en fracturas de cadera

Pide cita con nosotros y te ayudaremos a recuperar tu vida normal.