Qué es un desgarro muscular: tipos y causas

El desgarro muscular es una patología común, provocada por la rotura o distensión de los músculos tras la realización de un ejercicio. Los síntomas, son muy característicos y es importante detectarlos a tiempo, para evitar que la lesión se agrave y afecte a las actividades habituales del paciente.

qué es un desgarro muscular

Qué es un desgarro muscular

Un desgarro muscular o rotura fibrilar es la distorsión o rotura de un músculo, debido a un estiramiento excesivo de las fibras musculares. Este tipo de lesión es de las más comunes y suele ocurrir durante o después del ejercicio cuando el musculo en frío se ha estirado o contraído de una forma excesiva.

Este desgarro sucede cuando el tejido resistente que une el musculo con el hueso se rompe, durante el ejercicio o las actividades deportivas, en algunos casos los desgarros musculares pueden producirse durante el levantamiento de objetos pesados.

Desgarros musculares más frecuentes

Los desgarros musculares se pueden producir en cualquier músculo, sin embargo, son más frecuentes en los músculos de la espalda y las piernas. De esta forma, se pueden distinguir desgarros musculares en el gemelo, producidos por saltos o cambios bruscos de dirección.

Uno de los músculos más propensos a sufrir desgarros musculares es el cuádriceps. En este caso, en función de las características que presente la rotura fibrilar, se pueden distinguir desgarros intramusculares, en los que se desgarra el revestimiento que cubre el músculo, y roturas fibrilares en el propio músculo.

En cuanto a los músculos isquiotibiales, el desgarro muscular es la lesión más común entre los futbolistas. Normalmente, se produce cuando el músculo se encuentra fatigado. Por último, los desgarros musculares de espalda, están provocados por una extensión excesiva de los músculos.

Tipos de desgarro muscular

En función de la gravedad de la rotura fibrilar existen tres tipos de desgarro muscular: de primer, segundo o tercer grado. Dicha valoración depende, a su vez, de los síntomas del paciente ya que no todos los músculos tienen las mismas dimensiones.

La rotura fibrilar de primer grado se da cuando algunas fibras musculares pueden haberse estirado más de la cuenta o incluso roto. La rotura fibrilar de segundo grado es la más típica, la contracción que activa el musculo es muy dolorosa ya que ha tenido una mayor rotura de fibras musculares. Por último, la rotura fibrilar de tercer grado, sucede cuando todos o casi todos los tejidos musculares se han separado o roto.

Cómo se producen los desgarros musculares

Cómo se producen los desgarros musculares

Los desgarros musculares suelen producirse durante prácticas deportivas o levantamiento de cargas pesadas.

Dicha rotura sucede cuando existe una contracción o estiramiento inusual en el musculo, el síntoma más común es la sensación de recibir un golpe fuerte o una pedrada en el músculo afectado.

El mayor número de desgarros musculares se producen por no haber realizado un calentamiento correcto antes del ejercicio, y se debe a la fatiga muscular. En otros casos, los desgarros musculares, se producen a causa de la debilidad muscular, debida a una alimentación incorrecta, falta de vitaminas, o un descanso insuficiente. En otros casos, se produce por movimientos bruscos de la articulación.

Síntomas del desgarro muscular

Los síntomas de los desgarros musculares, dependen, en función del grado de la lesión. En cuanto a los desgarros de grado 1, los síntomas más comunes son la sensibilidad en la zona y dolor muscular.

Los síntomas de un desgarro muscular de grado 2 se manifiestan en forma de dolor muscular considerable acompañado de inflamación en la zona de la lesión y rigidez muscular.

Por último, en cuanto a los desgarros musculares de grado 3, el paciente suele manifestar un dolor agudo, acompañado de inflamación. En algunos casos, pueden aparecer protuberancias en la zona afectada.

Cómo evitar un desgarro muscular

En algunos casos, los desgarros musculares son inevitables. Sin embargo, existen ciertas pautas que pueden evitar su aparición. En primer lugar, como se ha explicado, lo más recomendable es realizar un breve calentamiento, antes y después, de la práctica deportiva.

Es recomendable seguir una alimentación equilibrada, que ayudará a mantener un peso corporal correcto, lo que evitará lesiones. Además, es importante realizar deporte de forma constante y evitar los excesos, para evitar una fatiga excesiva del músculo.

Recuperación tras un desgarro muscular

recuperación desgarro muscular

En cuanto a la recuperación de un desgarro muscular, en los casos más leves, el paciente deberá permanecer entre 8 y 10 días en reposo. En cambio, en los casos más graves. Este período, podría ser de entre uno y tres meses.

Una vez finalizado este período, el paciente tendrá que realizar un tratamiento de fisioterapia que ayude al fortalecimiento del músculo, antes de reincorporarse a sus actividades habituales.

Ejercicios de rehabilitación tras un desgarro muscular

En el caso de los desgarros musculares, es recomendable, realizar una rehabilitación que fomente el fortalecimiento y flexibilidad de los músculos afectados. Además, en muchos casos, se recomienda el empleo de vendajes neuromusculares, que se realizan mediante la colocación de cintas de algodón con adhesivo acrílico.

Además, el paciente deberá seguir una tabla de ejercicios adecuados a su lesión, que permitirán recuperar la forma para poder realizar, de nuevo, deporte.

Como se ha explicado, es importante, acudir a un especialista ante la aparición de dolor o molestias, para aplicar el tratamiento adecuado y evitar que la lesión empeore y tenga consecuencias directas en la calidad de vida del paciente.

2 comentarios en «Qué es un desgarro muscular: tipos y causas»

  1. Buenos dias tengobun desgarro del bicesp derecho d 6cm la inflamacion m esta bajando pero se mantiene el bulto, no m molesta para hacer ciertos ejercc:como dominadas, y fonfos, apenas siento molestias, sigo haciendo ejercc?

    Responder
    • ¡Hola, Ángel Carlos!

      Lo más adecuado, es que acudas a tu fisioterapeuta de confianza, para que pueda supervisar la técnica y pautar ejercicios que te ayuden a fortalecer la musculatura de la zona. No obstante, si tienes cualquier duda, escríbenos a nuestro email [email protected] dónde estaremos encantados de ayudarte.

      ¡Un saludo1

      Responder

Deja un comentario