¿Qué es el cáncer de huesos? Tipos, síntomas y diagnóstico

El cáncer de huesos es una patología frecuente, que puede presentarse como resultado de otro cáncer. Además, es uno de los tipos que más afecta a los niños y a la población más joven. Existen ciertos factores que se pueden tener en cuenta para evitar su aparición.

¿Qué es el cáncer de huesos?

El cáncer de huesos, es un tipo de cáncer formado en las células óseas. Tiene lugar cuando las células comienzan a crecer y expandirse sin control.

como-diagnosticar-el-cancer-de-huesos

Es poco frecuente que el cáncer de hueso sea un cáncer primario, ya que normalmente suele ser un cáncer secundario, es decir, se origina por una metástasis de otro cáncer existente en otra parte del cuerpo humano. Por tanto, en estos casos las células cancerígenas presentes en los huesos tendrán las mismas características y apariencia que las células del cáncer primario.

Causas del cáncer de huesos

Habitualmente, el cáncer de huesos aparece de forma esporádica, sin que se pueda distinguir una causa clara. Sin embargo, en algunos casos las causas están relacionadas con alteraciones genéticas que pueden ser hereditarias. Las alteraciones más comunes son las de los genes RB1, p53 y WRN, así como personas que padecen el Síndrome de Rothmund-Thomson.

En algunos casos, el cáncer de huesos es la evolución de un tumor óseo benigno. Existen patologías, tales como la Enfermedad de Paget o la displasia fibrosa, que se caracterizan por la formación de tejido óseo de manera anormal, y que pueden derivar en un cáncer de huesos.

La exposición a grandes dosis de radiación ionizante, también está relacionada con la aparición del cáncer de huesos. Así como, la exposición a sustancias radioactivas, como el radio o el estroncio.

En el caso de los niños, se ha observado cómo se puede desarrollar un cáncer de huesos tras haber sido sometidos a un trasplante medular.

Tipos de cáncer de huesos

Como se ha explicado anteriormente, el cáncer de huesos suele ser un cáncer secundario. Por eso, para diferenciar los tipos existentes de cáncer de huesos, es imprescindible establecer una primera división entre cáncer primario y secundario.

En el caso del cáncer de huesos primario, se hace referencia a los tumores formados en el propio hueso. Existen distintos tipos, pero los más habituales son tres: el osteosarcoma, es el más frecuente. Suele aparecer en huesos largos, especialmente en brazos y piernas. Se genera en las células óseas que generan hueso nuevo. Existen dos tipos de osteosarcoma: medular y periférico. Suele aparecer en jóvenes de entre 13 y 16 años, y en mayores de 65 años.

cancer-de-huesos-tratamiento

Otro de los tumores óseos más frecuentes, es el condrosarcoma. Este tumor se forma en el cartílago del hueso, normalmente se manifiesta en la pelvis, el hombro o las costillas. Suele darse en adultos mayores de 40 años.

En tercer lugar, encontramos el sarcoma de Ewing, se caracteriza por la forma redonda de sus células. Se caracteriza por la fusión de zonas de dos genes. Por lo general, se diagnostica antes de los 20 años.

Por otro lado, se habla de metástasis óseas, al cáncer de huesos secundario. Es decir, son células cancerígenas que proceden de otras partes del cuerpo y se asientan en el tejido óseo. Es habitual que el cáncer de próstata produzca metástasis óseas. Se pueden diferenciar dos tipos: metástasis osteolíticas y osteoblásticas.

Etapas del cáncer de huesos

Cuando se habla de cáncer de huesos, se suele clasificar por etapas, en función del estado en el que se encuentre. Las etapas van desde el uno al cuatro, cuánto más alto sea el número el cáncer será más agresivo y estará más extendido.

Para establecer en la que se encuentra el cáncer de huesos, se suele usar un sistema conocido como TNM. Este sistema tiene en cuenta cuatro parámetros: el tamaño del tumor, la extensión a los nódulos linfáticos cercanos, la propagación o metástasis en otros lugares y, por último, el grado en el que se encuentra.

Para medir este último parámetro, se establecen tres niveles: el grado 1 hace referencia a un tejido del hueso relativamente normal, el grado 2, en el que el tejido óseo presenta características diferentes. Y, por último, el grado 3, en el que el tejido óseo se ve completamente anormal.

 Síntomas del cáncer de huesos

El cáncer de huesos presenta síntomas, casi, desde su inicio. El síntoma más característico es la aparición de dolor intenso y de inflamación o bultos causados por el tumor. La debilidad de los huesos, suele suponer una limitación de la movilidad en el paciente.

Como en otros tipos de cáncer, el paciente puede presentar una pérdida de peso de forma repentina, además de cansancio generalizado.

Diagnóstico del cáncer de huesos

Para un correcto diagnóstico del cáncer de huesos, en primer lugar, el especialista en tumor óseo realizará una exploración física del paciente, con el objetivo de localizar adenopatías o signos que puedan alertar de la existencia de un tumor óseo.

En segundo lugar, se realizarán pruebas diagnósticas de imagen, tales como radiografías. También resonancias magnéticas, que son las más indicadas para la valoración del tumor.

Normalmente, suele ser necesario realizar una biopsia que permita ampliar la información que se tiene, en el caso de las biopsias óseas, se diferencian dos tipos: abiertas, se diseccionan la piel y los músculos para acceder al hueso. Y las biopsias cerradas, en las que, con una aguja gruesa, se extrae tejido del tumor.

Es importante, realizar un estudio de la extensión para saber si la enfermedad está localizada o no. Para ello, las pruebas más empleadas son el TAC, que detecta metástasis pulmonares, y la grammagrafía ósea, que puede localizar metástasis en todo el cuerpo.

En último lugar, es importante realizar un diagnóstico del estado general del paciente y de su capacidad funcional, para así, poder aplicar el tratamiento adecuado.

sintomas-y-solencias-provcadas-por-el-cancer-de-huesos

Tratamientos para el cáncer de huesos

El tratamiento del cáncer de huesos debe ser multidisciplinar, es decir, en su diseño deben participar profesionales de distintas especialidades para que sea completo.

Cada tipo de cáncer tiene un tratamiento diferente, en función de las características del tumor. De esta forma, el osteosarcoma suele tratarse con quimioterapia neoadyuvante, es decir antes de la intervención, y quimioterpia adyuvante, después de la operación. La radioterapia no es efectiva, porque suele tratarse de tumores resistentes a la radiación.

En el caso del sarcoma de Ewing, el tratamiento más empleado suele ser la cirugía, en combinación con otros tratamientos, habitualmente, radioterapia, ya que se trata de tumores radiosensibles.

El tratamiento para el condrosarcoma, suele pasar por una cirugía, que se puede acompañar de radioterapia. En este caso, este tipo de tumores son resistentes a la quimioterapia.

Pronóstico del cáncer de huesos

En los últimos años la esperanza de vida ha aumentado de forma notable para los pacientes de cáncer de huesos. Aun así, el pronóstico está directamente condicionado por varios parámetros.

En primer lugar, la edad del paciente, que puede suponer una limitación para ciertos tratamientos. La localización y el tamaño del tumor, la respuesta que el paciente presente al tratamiento o la existencia de metástasis, son claves para el pronóstico y las posibilidades de curación del paciente.

Prevención del cáncer de huesos

El cáncer de huesos no se puede prevenir directamente, pero sí se pueden seguir medidas preventivas que ayuden a disminuir los factores de riesgo, algunas de ellas son:

  • Llevar una alimentación saludable, rica en calcio y vitamina D.
  • Evitar la nicotina.
  • Consumir alcohol de forma moderada.
  • Realizar ejercicio físico controlado y evitar el sedentarismo.
  • Detectarlo de forma precoz, acudiendo a un especialista ante la presencia de síntomas.

El cáncer de huesos puede ser muy limitante para el paciente, ya que provoca dolor intenso y falta de movilidad. Aunque no se puede evitar, sí se pueden adquirir ciertos hábitos que reduzcan los factores y posibilidades de padecerlo.                              

Deja un comentario