Tumores óseos

Extirpa el tumor de forma sencilla y ten una recuperación rápida gracias a nuestros cirujanos.

Operación de tumor óseo en Madrid

Operación

La operación del tumor óseo consiste en la resección del tumor. La intervención va a dura dependiendo del tipo de tumor y la complejidad de abordaje de la zona en la que esta localizado.

Hospitalización

Los tumores benignos superficiales suelen extirparse de forma sencilla y generalmente se cursa el alta en el mismo día.

Recuperación

En la mayoría de los casos la recuperación suele ser muy rápida. Suele ser necesario sólo el cuidado y la cicatrización de la herida que se haya tenido que realizar para abordarlo. No suelen limitar continuar con una actividad normal.

El mejor equipo de traumatólogos en Madrid en tumores óseos

Pide ya tu cita y obtén un diagnóstico profesional de primer nivel

Toda la información sobre medicina deportiva en Madrid

Un tumor músculo esquelético es un crecimiento anormal de células que forman una tumoración en alguno de los huesos o articulaciones del organismo. Pueden expandirse a otros tejidos cercanos o invadir a distancia órganos u otras estructuras del cuerpo.

Son los tumores que forman parte de huesos, tendones, ligamentos, cartílago o están formados por células de estirpe óseo, tendinoso, muscular, graso, cartilaginoso o ligamentoso.

Síntomas de tumor óseo

Puede tratarse de un bulto palpable no doloroso en un hueso. También puede causar dolor en caso de que la tumoración sea más grande y produzca compresión local de otras estructuras cercanas. Los tumores agresivos pueden debilitar el hueso y pueden ser causa de una fractura, pudiéndose producir sin traumatismo o esfuerzo relevante (fractura patológica).

Los tumores óseos pueden ser benignos si sólo tienen un crecimiento local no agresivo o malignos, si invaden otras estructuras o se diseminan a otros órganos.

Los tumores benignos suelen tratarse mediante resección local o curetaje. Los tumores malignos se tratan con resección de la tumoración y los tejidos cercanos, a veces requieren una amputación amplia y reconstrucción con injertos o prótesis. También puede ser necesario en el tratamiento de los tumores malignos la utilización de quimioterapia, radioterapia o tratamiento oncológico específico.

Se recomienda la operación del tumor óseo cuando es un tumor maligno. Generalmente los tumores benignos no dolorosos no es necesario operarlos, a no ser que tengan riesgo de evolucionar a un tumor maligno, haya que prevenir un debilitamiento o fractura del hueso, creen bultos superficiales antiestéticos, compriman otras estructuras al ir aumentando de tamaño o se hagan dolorosos.

Por lo general, si todo va bien, el alta se produce el mismo día de la cirugía. Si el tumor benigno es más profundo o requiere una resección más amplia suele ser necesario la hospitalización durante una noche y con los analgésicos habituales se controla el dolor. En tumoraciones malignas que requieren amplias resecciones o de complejo abordaje suele ser necesaria una más larga hospitalización.

Los tumores malignos, como el osteosarcoma suelen requerir una resección quirúrgica amplia asociada a quimioterapia preoperatoria y postoperatoria. La supervivencia a los cinco años es del 70%. Siempre que sea posible se intenta mantener el miembro sin amputar, aunque a veces debe llevarse a cabo la amputación por riesgo de recidiva.

Cuando existen metástasis el pronóstico empeora y suele ser necesario el tratamiento de los órganos afectados.